AVENTURAS DE LA COMPAÑÍA DEL TRIFÓN: NUESTRO GOZO EN UN GRAN POZO Y LA LLAMADA DEL MEANDRITO COLGANTE. DEL 7 AL 9 DE OCTUBRE

Participantes: Rodro, Crispi, Niño, Roy, Alfredo y Jorge (narrador). Con fotos de Roy

De nuevo, mención especial a la hospitalidad de Tomás y el bar TJ, de Soncillo que además de alimentarnos nos provee de espumosas latas de birra para nuestras entradas y salidas.

Hechos sucedidos en el año 16 de la tercera era…

Viernes, 7 de Octubre 

Con el cuarto creciente y con cierto retraso acumulado, me presento a la habitual cita en la taberna de Tomás, en Soncillo, en el corazón de los hostiles páramos del Norte, donde me espera Don Rodrigo de Lerma, alias Rodro, señor de los elfopunkys de las tierras del Sur y avezado guerrero de la noche. Tras un efusivo saludo y un brindis con espumoso caldo de cebada, procedemos a degustar jugosas viandas que sacian nuestros hambrientos estómagos.

Por fin, un vasito de licor de hierbas de la sierra, y, a lomos de nuestras blancas monturas galopando entre la niebla nos dirigimos a los campos del GEN, donde si los astros son favorables esperamos encontrar a nuestros compañeros del Este, Sir Roy de los abismos, señor de los montaraces de los barrancos y las grutas de las montañas de Pyrene y Lord Alfredo el gato, veterano explorador de las paredes y hábil escalador; habituales compañeros de aventuras.

Nos saludamos con grandes abrazos y dirigimos nuestras monturas al oratorio del camino, donde esperaran nuestro regreso al exterior. Allí, los compañeros del Este nos agasajan con una pócima que nos calienta y nos proporciona vigor para la entrada. Nos enfundamos en nuestras viejas pieles de pez y nos dirigimos a la vieja puerta de forja metálica. Allí, Rodro pronuncia las palabras mágicas. La reja metálica se abre y el Trifón nos saluda de nuevo, no con el fuerte soplido de los días del estío pero si con su inconfundible murmullo al fondo del pasillo…

dscn0007
Good morning Trifón!

Con grandes penurias, superamos el gran desfiladero empujando nuestros bultos flotantes, luego los arrastramos a través del penoso túnel, y tras un nuevo y largo tramo de río en el que a veces debemos de salir del agua y arrastrarnos entre afiladas piedras, llegamos al gran lago, que atravesamos nadando apoyándonos en nuestros bultos. Después, nos toca arrastrarnos entre fangopegajoso hasta alcanzar un lugar resbaladizo donde una cuerda, que cuelga por una roca embarrada nos permite trepar hasta una ventana. Escasos minutos más tarde estamos en el viejo campamento.

20161009_014559_001
Hogar, dulce hogar

Por fin, y tras celebrar nuestra llegada con mosto fermentado y licor de endrinas, nos echamos a dormir en nuestros aposentos, unos en camas colgantes y otros sobre el suelo.

Sábado 8 de Octubre. Campamento del Trifón

Extraños sonidos en la madrugada turban nuestro sueño y nos mantienen alerta. Nos levantamos por ello, antes de la hora fijada. Desayunamos larga y vigorosamente, mientras esperamos la llegada de dos nuevos compañeros, la hechicera Chispita a la que llamamos Crispi, y el Niño de las gateras, un singular e incansable mediano dotado de los dones del contorsionismo y la invisibilidad, y cuya llegada sin duda traerá gran regocijo al campamento debido a su habla singular y a su burlesco carácter.

20161009_015017
Amanece en las camas colgantes

Por fin, en torno a la una, escuchamos voces de saludo en una lengua arcaica que Roy parece dominar, y a las que responde efusivamente. Unos instantes más tarde, Crispi y Niño hacen su aparición por el cañón.

Tras un intenso y efusivo saludo y de nuevo un buen trago de poción mágica preparamos material y viandas para una nueva jornada de exploración.

dscn0157
Un mundo frágil

Nos ponemos en camino. Hoy vamos a trabajar en el nivel superior, al cual accederemos trepando por una sucesión de cuerdas. Un primer equipo con Crispi, Roy y Alfredo ascenderá y se dedicará a revisar poco a poco los recovecos de la gran sala y el paseo del GEN, mientras que un segundo grupo con Rodro, Niño y yo, nos dedicaremos a reinstalar el acceso con ayuda de una máquina élfica de perforar las piedras.

dscn0176
Misteriosos restos de animales en la zona nueva

Una vez llegamos a la zona nueva, trepamos de nuevo por una rampa hasta el sector superior y la galería Rasputín. Allí, a la par que Rodro reinstala la cuerda de acceso, Niño con sus dotes contorsionísticas consigue despejar un par de incógnitas que resultan infructuosas. Se hace tarde y debemos acudir a la cita con nuestros compañeros para comer y continuar todos juntos con la exploración. Los encontramos en el acceso a una de las gigantescas salas del nivel superior.

dscn0218
Fósiles en el techo

Crispi, Roy y Alfredo nos cuentan sus aventuras rastreando galerías entre los bloques. Han conseguido llegar al pozo y túnel bypass bajo las coladas y caer, con ayuda de la cuerda, hasta el fondo del mismo, sin embargo ha resultado ser un calcetín sudao…

Tras un suculento almuerzo, nos dirigimos a explorar una de las dos grandes salas del nivel superior. Avanzamos a rastras por una rampa interminable y cuyo techo se acerca al suelo cada vez más. De vez en cuando, hallamos restos de mamíferos pequeños, de los que solo queda un amasijo de delicados huesecillos envueltos en polvo de color negro. Cuando continuar se hace imposible, volvemos a fisgar y ratonear agujeros en la zona central de la sala, donde un gran laberinto nos permite bajar un cacho por gateras entre bloques inestables, pero sin continuidad.

dscn0273
Curioso murciélago calcáreo

Rodro y Crispi vuelven a por el disto y la libreta de topo y comienzan a tirar poligonal por el escarpe que marca el borde superior del paseo del GEN, a bordear la sala TJ por el lado posterior. Topografiamos también el túnel bypass bajo la colada y el pozo y el acceso a la gran sala de arena. Y así, entre ratoneos no demasiado fructíferos pero intensos; y topo la tarde pasa volando.

En torno a las 9 de la noche tomamos camino de vuelta al hogar. Estamos cansados… todos… no, ya que Crispi levanta la vista hacia las repisas que coronan la galería principal y…en ese momento un apetecible meandrito colgado llama su atención. La mitad del grupo regresa al campamento, pero Alfredo, Crispi y yo decidimos quedarnos y buscar el material necesario para atacar la escalada. Tras unos minutos de preparación y un par de viajes al campamento a por material, y asesorada por Alfredo Crispi afronta una escalada delicada no difícil pero delicada.

dscn0422
Curioso micromundo en el barro

Tras cerca de una hora de escalada, Cris consigue alcanzar la grieta, pero la carga pesada y voluminosa del taladro le impide remontarla. Una vez de vuelta abajo, Alfredo sin material y asegurado trepa hasta la repisa y descubre una galería de sección estrecha. Como es tarde, dejamos una instalación provisional en un anclaje natural, y emprendemos camino de vuelta al campamento, donde nos espera cena caliente y sobremesa con nuestros compañeros. Derrotados, nos retiramos a descansar.

dscn0440
Campamento colgante VS campamento rastrero

Domingo, 9 de Octubre de 2016. Campamento del Trifón

Crispi invoca al amanecer en el Trifón y luego despierta por medio de magia bruta al Niño primero, que no tarda en sucumbir a sus encantos, y a Rodro después quien opone más resistencia pero al fin termina por ceder. Los demás, temerosos nos vamos levantando. Crispi y Niño tienen que abandonarnos pues su tiempo aquí se acaba por esta vez. Nos despedimos.

dscn0527
Instalando la escalada del meandrito

El resto del equipo preparamos rápidamente una mochila de ataque con el taladro y la bolsa de instalar. Llegamos al lugar. Una vez superada la escalada y alcanzado el meandro, la galería continúa unos metros en rampa ascendente. Luego un giro a la derecha y un par de metros delante de nuevo giro a la izquierda. El tubo sopla y parece continuar, el problema es que a medida que avanzo va estando más colmatado, así que por fin decidimos dejarlo accesible e instalado para una posible desobstrucción. La galería parece interesante por presentar guano de vampiro e insectos vivos, pero hoy es tarde así que pabajo y a instalar. En torno a las 3 de la tarde estamos de regreso al vivac.

dscn0641
Perlas del Trifón

Nuestro tiempo en el Trifón se termina, esta vez con varias incógnitas cerradas y otras abiertas. Recogemos rápidamente los bártulos al lío, que tenemos 6 bultos para 4 personas. En torno a las 5 de la tarde se abren de nuevo las puertas Trifónicas. Nos abrazamos a la luz del sol y abrimos las rituales bebidas de Tomás. Sellamos de nuevo las puertas de lo oscuro. Poco a poco, nos encaminamos a nuestras monturas.

dscn0963
Camino de regreso

Nuestros compañeros del Este deben abandonarnos para no ser sorprendidos por las hordas de orcos que jalonan los caminos en este tiempo. Rodro y yo con menos viaje por delante, degustamos un energético plato típico de la tierra en el TJ. A eso de las 20:00 se disuelve una vez más la Compañía del Trifón….hasta la próxima convocatoria.

…y para que así conste en los archivos del Trifón, con las imágenes que atestiguan los hechos sucedidos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s